Elaborado por Licda. Priscilla Araya, Nutricionista graduada de la Universidad de Costa Rica. Visite su sitio web www.nutricion.co.cr con información sobre nutrición, medicina natural y vegetarianismo.


Es un acto de abstinencia del consumo de alimentos que se realiza voluntariamente por un determinado periodo de tiempo.  Se ayuna especialmente de alimentos sólidos, permitiendo que el organismo descanse de la función de digestiva, y actúe en las funciones de eliminación y desintoxicación, activando las capacidades de regeneración y renovación de todo el organismo.  Es el método de purificación más natural y efectivo que se conoce. 

El ayuno limpia el cuerpo y lo mantiene sano eliminando todo aquello acumulado, producto de una alimentación y estilo de vida inadecuados (consumo de carne, café, tabaco, alcohol, etc.).

Las reacciones fisiológicas que provoca el ayuno son completamente normales. El organismo moviliza sus propias reservas de calorías para conseguir la energía que necesita.  No supone entrar en un estado de debilitamiento o desnutrición, pues esta situación sólo se produce cuando no se dispone de reservas. Tampoco se producen carencias de elementos esenciales, ya que el cuerpo tiene reservas.

Los propósitos del ayuno son muchos, los principales son dos: por salud y espiritual, de hecho el espiritual fue el más usado antiguamente.  En la actualidad, las medicinas alternativas y naturistas lo aconsejan y utilizan, ya que han encontrado en él un método eficaz para la desintoxicación del organismo y para curar y ayudar a mejorar un sin fin de enfermedades.

Son muchos los beneficios que se obtienen por ayunar, algunos de ellos son:

-         Ayudar al organismo a vencer las infecciones

-         Estimular los mecanismos de desintoxicación hepática

-         Limpiar el cuerpo y eliminar desechos acumulados

-         Revitalizar el organismo

-         Dar reposo a los órganos vitales

-         Facilitar la función de los órganos de desecho

-         Aumentar la capacidad de digestión y asimilación

-         Mejora le funcionamiento general del cuerpo

-         Esclarecer y fortalecer la mente

El ayuno puede ser total o parcial, la frecuencia puede ser una vez cada mes, cada veinte días o cada quince días, y la duración generalmente, es un día de 24 horas.  La decisión es personal y va a depender del estado de salud físico y mental de cada quien.  Los ayunos totales, es decir sin consumir ningún tipo de alimento, lo pueden realizar personas normales y saludables; estos se pueden hacer tomando uno o medio litro de agua tibia en el día.  Los ayunos también pueden ser parciales, evitando consumir carne y harinas, e ingiriendo solamente frutas enteras o en jugo y verduras harinosas (p.ej. puré de papa, crema de ayote, plátano maduro hervido).

Para realizar un ayuno, es importante tomar en cuenta estas recomendaciones:

El día anterior al ayuno

  • La comida del día anterior debe ser ligera, que no incluya carne ni frituras; de esta forma se comienza a preparar el organismo para el día siguiente en que se va a ayunar.
  • La última comida debe ser antes de las 9 p.m.
  • Tomar mínimo 8 vasos de agua.  El ayuno facilita la eliminación de toxinas del organismo, por lo que con la ingesta de agua se inicia el proceso de preparación para dicho fin.


El día del ayuno

  • No se debe tomar líquido en exceso, para no interrumpir el proceso de eliminación de toxinas.
  • Evitar las frutas ácidas, pueden resentir la mucosa gástrica.
  • Los días para ayunar deben reunir las condiciones propicias para que la experiencia sea exitosa.
  • Es muy recomendable realizar ayuno en fechas importantes como la Semana Santa, donde está acompañado de meditación y reflexión, así es más fácil de realizar y se obtienen mejores resultados.


El día después del ayuno

  • El ayuno se rompe con una comida ligera en la mañana, después de las 6 a.m. y antes de las 9 a.m.
  • Opciones para romper el ayuno son: té de jengibre, tortillas con queso blanco fresco, batidos de frutas en yogur natural, galletas tipo soda, tostadas de pan integral.
  • Al medio día se puede consumir alimentos como de costumbre.


Dietas purificantes

Otra opción para limpiar el organismo y eliminar toxinas acumuladas, son las dietas purificantes. Estas pueden estar basadas en un solo alimento o alimentos crudos, durante un tiempo determinado. Para que sean efectivas, se deben seguir durante períodos cortos y regulados a fin de que el organismo no se debilite.

La dieta purificante depende de la naturaleza de cada individuo, por lo que, no existe una dieta genérica que sirva como panacea para todas las personas y en todas las circunstancias.

 

Nuestros Servicios

Para recibir el
Boletín Informativo


Nombre:

Email: