La dieta baja en residuos o en fibra es aconsejable para personas con trastornos intestinales como diverticulosis, enfermedad de Crohn, colitis ulcerativa, inflamación, obstrucción intestinal, y en pacientes con ileostomía o colostomía.

Esta dieta limita el consumo de fibra a unos 10-15 gramos diarios. El objetivo es que sea fácil de digerir y que disminuya el volumen de las heces.

En este caso se recomienda evitar el consumo de frutas y vegetales con cáscaras duras y semillas, frutas deshidratadas, leguminosas (frijoles, garbanzos, lentejas), productos integrales (pan, pasta, arroz, cereal), palomitas de maíz, nueces y semillas.

Si la persona tolera la leche entonces puede incluir 2 porciones de lácteos al día (leche, yogurt, queso fresco). No se recomiendan los lácteos con nueces, semillas, cereales integrales o fruta.

También puede consumir harinas refinadas (con menos de medio gramo de fibra por porción), así como huevos, carnes cocidas, vegetales cocidos, jugos y colados de frutas.

Nuestros Servicios

Para recibir el
Boletín Informativo


Nombre:

Email: