Las sardinas son una fuente concentrada de nutrientes. Aportan proteínas de alta calidad y ácidos grasos omega-3, los cuales ayudan a disminuir el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Las sardinas son fuente de calcio.

Una sardina mediana contiene unos 80 miligramos. El calcio se encuentra en el huesito, por eso es importante comerselo también. La sardina no es tan buena fuente de calcio como la leche, sin embargo puede ayudar a cubrir las recomendaciones diarias.

Las sardinas también son fuente de potasio y hierro.

Se recomienda escoger sardinas en salsa de tomate en vez de aceite para disminuir un poco la ingesta de grasa. Además, las personas con presión alta no deberían consumirlas con mucha frecuencia porque contienen sodio.

 

Nuestros Servicios

Para recibir el
Boletín Informativo


Nombre:

Email: