La enfermedad de Alzheimer es el tipo más común de demencia. Es una enfermedad neurodegenerativa caracterizada por el deterioro progresivo del intelecto, la memoria, la personalidad y el autocuidado.

La enfermedad también puede deteriorar el estado nutricional del paciente y causar una pérdida rápida de peso debido a la pérdida de memoria, malos hábitos alimentarios, depresión, estados de ánimo inestables, hiperactividad, dificultad para tragar los alimentos y disminución en la sensación de hambre y sed.

Algunas recomendaciones para los cuidadores de personas con Alzheimer son:

  1. Brindar al paciente una alimentación balanceada que incluya todos los grupos de alimentos. Los pacientes con Alzheimer tienen una preferencia marcada por los carbohidratos, los cuales pueden desplazar a las proteínas de la dieta y causar una deficiencia.
  2. Recordarle los tiempos de comida. Ofrecer comidas y meriendas a la misma hora.
  3. Limitar las distracciones durante las comidas. Ej. apagar el televisor y disminuir el ruido
  4. Acompañarlo durante las comidas y demostrarle cómo usar los utensilios. Si no puede usar los utensilios, dar alimentos que se puedan comer con las manos (ej. emparedados cortados en cuartos, cubos de queso, mitades de huevo duro, fajitas de pollo, vegetales en tiritas).
  5. Brindar asistencia durante las comidas si no puede alimentarse solo. Dar todo el tiempo necesario para que coma.
  6. Usar platos blancos para ayudarlo a reconocer los alimentos.
  7. Colocar un sólo tipo de alimento en un plato pequeño. Ofrecer sólo un plato a la vez (ej. primero ensalada, después plato fuerte) para evitar confusiones.
  8. Recordar al paciente tomar líquidos. Ofrecer líquidos frecuentemente para prevenir la deshidratación.
  9. Ofrecer postres de alta densidad nutricional. Ej. flanes, pudín con frutas, brownies.
  10. Dar una cena alta en carbohidratos para aumentar el consumo energético durante la noche.

Nuestros Servicios

Para recibir el
Boletín Informativo


Nombre:

Email: